Spread the love

Concepto de valor y antivalor

Valor:

En el área de la acción humana, el valor es el criterio dominante para informar y calificar una situación. Determina el propósito del individuo, los medios de logro y las estrategias para hacerse cargo de los efectos de lograr una meta. Y generalmente se caracterizan con lo bueno, lo deseable y lo positivo.

El valor como un caracteriza la elección de una opción alternativa tácita de múltiples posibles, y como estado sensible, encuentra una experiencia subjetiva y una medida. Expresa la capacidad de cada persona para extraer diferentes satisfacciones de la interacción con un objeto, un acontecimiento o bien, otra persona. El individuo no solo puede descartar valores, sino más bien ordenarlos cualitativamente conforme con la intensidad y el tono del placer o bien sufrimiento recibido.

La posibilidad de asignar valores seguramente pertenece a todos y cada uno de los seres vivos y se manifiesta por la preferencia de cualquier ser con un cierto grado de desarrollo sensorial y conductual, para determinados géneros de comestibles, movimiento o bien contacto con otros seres, en dependencia de las consecuencias de las relaciones precedentes.

ejemplo de valor

Características del valor

El valor es uno de los criterios más esenciales de la socialización humana. Define el sistema de opciones de cada uno de ellos o bien del conjunto y determina la orientación del sujeto o bien la colectividad en internet difícil de las condiciones de una compañía evolucionada, distinguida operativa y de forma decisiva.

A través del valor, las personas planean sus implicaciones de valor personal o bien procuran ciertas actitudes y cualidades de sus compañeros. El valor asimismo determina la formulación de objetivos momentáneos o bien de perspectiva. El valor asimismo define el carácter y la dirección de las relaciones personales, la preferencia de escoger o bien rehusar asociados en una participación colectiva.

El valor tiene un papel sutil en la elección de la pareja de la vida o bien el placer, mediante su relación íntima, el individuo distingue los obstáculos o bien defectos ocultos. Asimismo determina altruismo, antagonismo o bien hostilidad.

Identificar, acotar y cultivar los propios valores puede ser ególatra o bien espléndido, relacionado con la manera en que asignamos valores y atribuimos valores, nos damos cuenta o bien tomamos valores en el mecanismo social.

Los valores juegan un papel esencial en todas y cada una de las acciones humanas creativas, cooperativas o bien problemáticas. Los sacrificios de conocimiento más bastante difíciles o bien la participación en experiencias o bien expediciones peligrosas solo pueden respaldarse definiendo y sosteniendo valores propios intensos, estables y cooperativos, que pueden guiarnos en la vida ayudándonos a diseñar caminos de acción significativos que nos ofrezcan, mas asimismo ofrece a otros, valores más altos y experiencias de calidad.

Las personas que basan la vida en sus valores tienen una guía interna que, actuando con compromiso y constancia, los conduce directamente hacia su dirección y realización natural. En otras palabras, buscan dentro de sí mismos lo que les gustaría que sucediera afuera.

Antivalor:

Los antivalores se refieren a los conocidos, así mismo, como valores inmorales; en otras palabras, con valor no positivos que pueden hacer daño al individuo o la sociedad. Son comúnmente considerados como prácticas poco saludables, los cuales deben evitarse.

Como su nombre lo indica, lo opuesto al valor es el antivalor; ejemplificado muchas veces por prácticas inmorales o anti éticas. Así mismo, se les entiende como acciones que van en contra de la humanización; vinculados con pensamientos y obras perjudiciales.

Valores familiares:

La familia siempre ha sido considerada como la primera y fundamental expresión de la naturaleza social del hombre. La familia se describe como el lugar principal para la humanización de la persona, la sociedad, la cuna de la vida y el amor.

La familia es el lugar y, al mismo tiempo, el instrumento más efectivo de humanización y personificación de la sociedad.

La familia es el lugar natural donde el amor, que es el valor esencial y la demanda humana más profunda, se realiza y se expande; amor mutuo del hombre y la mujer; su amor por sus hijos, que son la síntesis viva de sí mismos y la garantía de su prolongación y supervivencia en el tiempo; amor de los hijos a los padres y hermanos entre sí.

Cuando la familia falla en este papel, los reflejos de esa bancarrota pueden traumatizar profundamente a sus miembros y dar lugar a desajustes psíquicos que tienen repercusiones a lo largo de sus vidas, incluso profesionales y públicos.

En este sentido, podemos afirmar que los valores familiares son los valores o enseñanzas morales y éticas positivas que se transmiten de padres a hijos, y de hermanos mayores a hermanos menores. En otras palabras, corresponde una forma ideal de comportamiento no sólo dentro del núcleo familiar, sino del mismo comportamiento en la sociedad.

Los Valores

Valores de la familia:

Cada uno de nosotros tiene derecho a elegir qué valores construye su familia y una vez que tengamos la oportunidad de elegir, las consecuencias de esta elección se convierten en las consecuencias de los logros o fracasos que tenemos en relación con nuestra propia familia.

A continuación, compartimos contigo algunos de los principales valores de la familia:

Amor

Tal vez, es el principal entre los valores de la familia; es importante que el fuerte sentimiento de los padres suele conformar, precisamente, la base de la familia. Si la motivación se basa en el estado financiero, político y social, la aparición de un embarazo no deseado; por ejemplo, hará que sea poco probable que la evolución de la familia sea armoniosa.

Respeto

Si la relación tiene una base sólida, basada en sentimientos profundos, el respeto es mutuo, lo que nos ayuda a mantenernos alejados de las dependencias de la pareja, la infidelidad, la envidia con respecto a la evolución de las parejas.

Autenticidad

Cuando somos naturales y no buscamos la perfección con respecto a nosotros y a quienes nos rodean, tenemos la oportunidad de construir relaciones sólidas con la familia. La autenticidad puede significar una perfección personalizada, siguiendo el principio “es bueno lo que me gusta”, no el principio de hacer el bien en la sociedad.

Empatía

Cuando somos capaces de empatizar, la comunicación, la tolerancia y el perdón son más fáciles de aplicar. En este contexto, la empatía significa conectarse emocionalmente con los miembros de la familia, significa que estamos interesados en su existencia y, por último, pero no menos importante, que los conocemos en varias formas.

Tolerancia

Aceptar que no somos lo mismo, que todos tienen derecho a equivocarse, que no tenemos los mismos puntos de vista sobre cierta cosa o que simplemente somos diferentes, nos hace más tolerantes y encontramos el equilibrio en la vida familiar.

Sinceridad

Otro de los valores de la familia más importantes. Por ejemplo, nos vemos obligados a mentirle a los miembros de la familia por miedo a los conflictos, o por temor a ser juzgados por ellos, está claro que no hay sinceridad y que a un nivel inconsciente elegimos mentir e incluso dejarnos engañar o manipular por otros; e incluso, por nosotros mismos.

Perdón

Si no aprendemos el perdón en la familia, y luego si no lo usamos, el ambiente se vuelve emocionalmente tóxico, porque después de no perdonar a quienes nos rodean, aprendemos a no perdonarnos a nosotros mismos. Cuando no existe el perdón, se produce ansiedad, depresión, frustración, lo que hace que la calidad de las relaciones disminuya.

Generosidad

Es difícil aceptar que cuando ofrecemos, en realidad recibimos. Puede sonar extraño, pero en realidad hasta que aprendamos a ofrecer, no recibiremos demasiado. Ya sea que estemos hablando de atención, amor, apoyo, comprensión, dinero o cualquier otra cosa, debemos ofrecerlos generosamente antes de recibirlos de otros.

Comunicación

Por trivial que parezca, la comunicación juega un papel muy importante. La mayoría de las parejas fracasan cuando se produce una falta de comunicación. La comunicación desaparece cuando hay monotonía, cuando tenemos la sensación de que sabemos todo acerca de quienes nos rodean.

Normas de convivencia en la familia:

Tanto papás, como hijos y cualquier otro integrante; deben de seguir una serie de normas de convivencia en la familia, con el fin de mantener una relación saludable y que les permita crecer como personas y, a la vez, mantener una relación óptima, basada en el amor y el respeto. Así mismo, el establecimiento de normas de convivencia familiar es de gran ayuda a la hora de mejorar las relaciones entre sus miembros; además de mejorar la fuerza de los lazos afectivos ya existentes.

Si bien, las normas de convivencia de la familia deben de establecerse con base en los valores; pueden variar, en cierta forma, de una familia a otra. Así pues, algunos ejemplos de normas de convivencia en la familia son:

  • Respeto a las creencias de los otros miembros.
  • Mantener ordenados y en buen estado los espacios que comparte la familia.
  • Mantener una comunicación clara.
  • No mentir; es decir, sinceridad.
  • Ayudar en las tareas comunes y en el mantenimiento general de hogar.

Los Antivalores

Ejemplos de valores:

Todos cultivamos algunos valores que, junto con las convicciones, dirigen nuestra vida. Si los principios son éticos y las creencias son positivas, podemos alcanzar la realización personal. En realidad, los valores son ideales arraigados en nosotros conceptos abstractos de nuestra visión del mundo. Los aprendemos de la familia o la escuela, los alimentamos desde una edad temprana y, más tarde, en la edad adulta, los estabilizamos.

Con el tiempo, pueden cambiar según nuestras habilidades y experiencia.

¿Por qué son importantes? En buena medida, porque las personas que tienen claros sus valores viven una vida mejor y más feliz. Una vida más plena porque, al conocerse, piensan y actúan respetándose a sí mismos primero. De esta forma, siguen sus reglas internas piensan y hacen lo que consideran correcto e importante. Siendo esta es la única forma de egoísmo que debemos permitirnos; ya que termina beneficiando a los otros, como a nosotros mismos.

Los que se respetan a sí mismos, básicamente, también:

Respetan a los demás

Escuchan y apoyan

Ayudan a crecer

Son consistentes y confiables

Motivan con ejemplos reales.

A continuación, presentamos algunos de los principales ejemplos de valores:

  • Amor
  • Seguridad
  • Gratitud
  • Compromiso
  • Realización
  • Éxito
  • Sinceridad
  • Honestidad
  • Respeto
  • Felicidad
  • Confianza
  • Libertad
  • Generosidad
  • Dignidad
  • Fidelidad
  • Integridad

los valores y los antivalores

Definición de antivalores:

Los antivalores son acciones o conductas propias de los seres humanos, que se caracterizan por ser negativas y dañinas o potencialmente dañinas tanto para uno como para los otros. Como mencionamos anteriormente, y por su misma etimología, los antivalores son lo opuesto a los valores; yendo en contra de la moral y/o la ética. Y que, no obstante, mantiene un estrecho vínculo con el grupo social o la cultura en que se encuentran insertos.

Y es que, como sabemos, en muchas ocasiones, lo que para un grupo parece correcto, para otro puede ser algo negativo. A pesar de ello, a través del pensamiento ético se pueden establecer valores y antivalores comunes; como lo son los binomios amor/ odio, honestidad/ deshonestidad, empatía/ apatía, entre muchos otros.

Así mismo, los antivalores van en contra de muchas de las creencias morales/ positivas de la sociedad; algunas de las cuales son los siguientes valores: solidaridad, armonía, responsabilidad, honestidad, etc.

Antivalores:

Los antivalores, como su nombre lo dice, son lo contrario a los valores. Así, en vez de contar con una carga positiva, ética; cuentan con una carga peyorativa, antimoral y perjudicial.

Podemos entender, en otras palabras, al antivalor como una conducta, acción o pensamiento que va en contra de los valores o del buen proceder. Debido a esto, son perjudiciales en la comunicación y en la interacción social; así como en el estado del mismo individuo, por lo que deben evitarse.

Ejemplos de antivalores:

Algunos ejemplos de antivalores pueden ser: el bulliyng, la discriminación, la injusticia, la mentira, la esclavitud, la envidia, la arrogancia, la pereza, el odio, entre otros.

Todos ellos, como podemos observar; hacen referencia a una connotación negativa o en detrimento de la integridad moral del ser humano.